País Invitado de Honor

MI RICORDO, SI, IO MI RICORDO: IL CINEMA ITALIANO

“Estoy escribiendo un film cómico, una comedia que me gusta mucho”. ¿Y te parece que es el momento de hacer una comedia? Teresa, siempre es el momento de hacer una comedia, ¡SIEMPRE!”

Por Brando Hidalgo

Así respondía Nanni Moretti a Jasmine Trinca y a Silvio Orlando en su maravillosa cinta “El Caimán” (2006), mientras se escuchaba a Adamo interpretar el tema “Lei” en una escena de gran emotividad. Estamos seguros que el genial actor-cineasta se refería a los incontables momentos de gloria de la Commedia all’ Italiana de décadas pasadas, haciendo un homenaje a los maestros consagrados como el  Mario Monicelli de  “La Gran Guerra” y  “Los Desconocidos de Siempre”; el Vittorio de Sica de “Matrimonio a la Italiana” y “El oro de Nápoles”; el Dino Risi de “La escapada” y  “Pobres millonarios”; el Steno de “Mi hijo Nerón” y “Un americano en Roma”, o finalmente al recientemente fallecido maestro Ettore Scola, autor de títulos tan memorables como “Nos amamos tanto”, “Celos al estilo italiano” y “Maccheroni”, este último film un poema visual singular interpretado a la perfección por Jack Lemmon y Mastroianni.

Por supuesto que habría que mencionar algunos de los intérpretes que hicieron posible este cine maravilloso: Marcello Mastroianni, Vittorio Gassman, Alberto Sordi, Nino Manfredi, Toto, Ugo Tognazzi, Giancarlo Giannini, Sophia Loren, Claudia Cardinale, Monica Vitti, Silvana Mangano, Lucia Bose, Gina Lollobrigida, Virna Lisi y Alida Valli, y tenemos que dejar de recordar por razones de espacio a decenas de actores y actrices de grandes registros histriónicos.

Pero, ¿sólo comedias en el cine italiano? Por supuesto que no. Todo el mundo sabe que el Neorrealismo fue un movimiento que reflejó en blanco y negro y con total transparencia a la Italia desnuda y hambrienta de la Postguerra, testimoniando una dolorosa realidad hasta entonces oculta, mediante una descripción cruda y sincera, gracias a las obras de Luchino Visconti, con “Obsesión” y “La tierra tiembla”, a Roberto Rossellini con “Roma ciudad abierta”, a Vittorio De Sica y su “Ladrón de bicicletas” o “Umberto D”, al Alberto Lattuada de “Anna” y “El delito de Giovanni Episcopo”, entre otros.

Atrás quedarían los convulsionados y contestatarios años sesenta y setenta donde el cine de debate y denuncia política tendría su esplendor. Nos referimos a títulos como “La Batalla de Argel”, “El Conformista”, “Investigación de un ciudadano bajo toda sospecha”, “Sacco y Vanzetti”, “Las manos sobre la ciudad”,  “Salvatore Giuliano”, “Lucky Luciano” (para Norman Mailer, la película más inteligente jamás filmada en el tratamiento de la Maffia), “Detenido en espera de juicio”, “Cadáveres ilustres”, “Salo o los 120 días de sodoma”, “Novecento”, “Padre – Patrón”, y finalmente “Pasqualino Siete Bellezas”, para recordar unos cuantos.

¿Quién no ha visto más de una vez “La Dolce Vita”, “Amarcord” o el “8 ½” de Federico Fellini? ¿O la Obra Maestra de Visconti que se llama “El Gatopardo”? ¿Aún no han visto los clásicos de Michelangelo Antonioni, “El Grito”, “El Desierto Rojo”, “El Eclipse” o “La Aventura”? Estos han sido los grandes títulos del cine italiano del siglo pasado, país a quien está dedicada esta décima edición del Festival de Cine Global Dominicano.

Para nuestra buena fortuna el panorama actual de esta admirada cinematografía cuenta con el relevo de grandes talentos como el de Giuseppe Tornatore de “Cinema Paradiso”; el Roberto Benigni de “La Vida es Bella”; el Paolo Sorrentino de “La Gran Belleza”; el Pupi Avati de “El Testimonio del Esposo”; el Gabriele Salvatores de “Mediterráneo”; Emanuele Crialese y su trilogía “Respiro”, “Nuovomondo” y “Terraferma”; Mateo Garrone y su “Gomorrah”; Francesca Comencini y su filme “Las palabras de mi padre” o finalmente nuestro muy admirado Nanni Moretti y sus cintas “La habitación del hijo, “Habemus Papam” o “Mía Madre”.

Y el futuro de la industria se vislumbra aún más prometedor, gracias a que en el 2016 el gobierno italiano, con el fin de apoyar el cine y vivificar las salas cinematográficas, actualiza su empeño a favor del séptimo arte y aumenta la financiación a un 60%, surgiendo así, un fondo único para el cine y el audiovisual, “que nunca podrá bajar de 400 millones al año”, según la nueva ley. Se evidencia, que siempre que el estado apoye la industria cinematográfica su crecimiento será potencial.

No en vano, el Festival de Cine Global Dominicano tiene como invitado a Italia, país que honra con las proyecciones de cuatro cintas que cuentan con gran recorrido por festivales de prestigio en los últimos cinco años. Se proyectan los filmes: “Como locos” (2016), de Paolo Virzi; “El Cuento de los Cuentos” (2015), de Matteo Garrone; “Tu y yo” (2012), de Bernardo Bertolucci y “La gran belleza” (2013), de Paolo Sorrentino. ¿Te lo vas a perder? ¡No dejes que te lo cuenten!